1. La consecuencia, de no prestar atención a su advertencia, y no tomar tiempo para estudiar la biblia, y saber, quién es Jesús y para qué vino a este mundo, hace que no tengamos, protección contra el engaño. (Salmos. 91: 4)
a. Las personas son cada vez más sensibles a aceptar un falso Cristo, un falso evangelio y ser engañado por varias razones.
1. Vivimos en una cultura que se ha apartado de la verdad objetiva, en este tiempo, la sociedad, determina el concepto de la verdad, en función de lo que siente, en lugar de examinar la evidencia.
2. Según las últimas encuestas, la lectura de la Biblia, los cristianos profesos, han caído al nivel, más bajo en toda la historia cristiana; en estos días, los pastores, en lugar de desafiar a los hermanos a fundamentarse y seguir las verdades bíblicas, se han aferrado a la predicación popular, motivar a la iglesia a vivir conforme al sentir y no la fe para conducir su vida. No hay nada malo, con esto, pero tal predicación hace, que poco a poco, uno se aleje de la Biblia y viva conforme sus emociones.
a. El evangelio está siendo profanado, y la Persona y la obra de Jesús, está siendo tergiversada como nunca antes, no solo entre los incrédulos, sino también entre las personas que profesan ser cristianos. Cada vez, es más común escuchar a los llamados "supuestos cristianos" desafiar la fidelidad de , diciendo que Dios tiene ira y refutando el castigo por el pecado. En estos tiempos, aquellos que todavía creen y afirman esta verdad, sobre el pecado, la ira, el juicio, el castigo y el infierno son marcados, como enemigos, fanáticos e intolerantes. En nuestros últimos temas, hemos estado viendo, lo que la Biblia dice, acerca de la ira de Dios y hemos explicado estos puntos.
a. Dios es Santo (separado del mal), Justo (hace lo correcto), que El es, fiel a sí mismo y a su naturaleza es santa, justa y correcta, que Dios, no puede ignorar ni pasar por alto el pecado. (II Timoteo. 2: 13)
1. Su justicia expresada, el castigado por el pecado. La ira de Dios es una expresión de justicia, y una administración de justicia. El castigo correcto y justo por el pecado, es la separación eterna de Dios de la presencia de Dios en el infierno con el diablo.
2. Dios en su Omnisciencia siempre ha tenido plan para expresar su ira hacia el pecado, sin ir contra, su naturaleza justa y correcta, apartarnos del pecado y no destruirnos
A. Jesús se hizo carne, nació en este mundo y fue a la Cruz, con un solo propósito, ser castigado por nuestros pecados. La ira que debería habernos caído, cao sobre, nuestro Sustituto. (Isaías. 53: 4-6)
B. El evangelio o las buenas noticias de Jesús, se fundamentan a través de su muerte, sepultura y resurrección, así, hemos sido liberados de la ira de Dios. (I Corintios. 15: 1- 4)
b. La ira justa de Dios que se expresa hacia el pecado se manifiesta en Jesús, tenemos que creer en Cristo para que su ira sea eliminada de nosotros. Esta infinita gracia de salvación, lo recibimos, cuando aceptamos a Jesucristo como nuestro Salvador y Señor. (Juan 3: 16-18)
1. (Juan 3: 36) Si una persona, no ha recibido a Cristo y su sacrificio, entonces la ira de Dios permanece sobre ellos, durante su vida, Dios trata con ellos en misericordia, dándoles un testimonio de sí mismo. (II Pedro. 3: 9: 14; Hechos. 16: 17 -1; Romanos. 20: XNUMX)
2. Sin embargo, si no responden a su testimonio, cuando abandonen esta tierra al morir, enfrentarán la ira de Dios. Experimentarán la muerte eterna o la separación eterna de Él, primero en el Infierno, luego en la segunda muerte. (Apocalipsis 20: 11-15)
3. Esta noche, vamos a continuar nuestra discusión sobre lo que la Biblia dice acerca de la ira de Dios. Vamos a abordar la idea incorrecta de que la Cruz cambió a Dios y que Él ya no tiene ira contra el pecado
a. No es inusual escuchar a los cristianos decir que Dios ya no está enojado por el pecado. La ira, dicen, era del Antiguo Testamento y vivimos bajo el Nuevo Testamento. Dios no tiene más ira contra el pecado.
1. Los hombres de Dios, sinceros y bien intencionados predican estas ideas. Para muchos, surge de un deseo genuino de ayudar a las personas que están equivocadamente temerosas de Dios. Estos maestros testifican que crecieron en hogares religiosos donde había un énfasis excesivo en la ira y el castigo. En consecuencia, a pesar de que fueron sometidos a Dios, vivieron aterrorizados de lo que Él podría hacerles.
2. El problema, en gran parte de lo que dicen es defectuoso, aunque bien intencionado. Hace treinta años, yo tenía un conocimiento inexacto de las Escrituras, pero ahora no, sé que la gente dice y afirma cosas inexactas porque desconocen lo que dice las Escrituras.
3. Impreciso, es en realidad inexacto. En nuestra cultura, en los tiempos en que vivimos, la inexactitud, se ha convertido en error doctrinal y parte de las herejías.
A. La enseñanza inexacta, sobre la ira de Dios, ha transformado a Dios en un Papá, que no le importa la vida de sus hijos, por eso afirman, que El ya no está enojado, porque estamos bajo la gracia.
B. Incluso, algunos han ido tan lejos, asegurando que Dios, no tiene ira contra el pecado, que todos los hombres son salvos, sin importar lo que crean o cómo vivan.
C. La Cruz, no cambió a Dios, Él nunca cambia (Hebreos. 13: 8; Malaquías. 3: 6). La Cruz, es el camino para para transformar a los pecadores en hijos de Dios, aun cuando no son fieles a Su naturaleza santa y justa, como estamos viendo, Dios todavía tiene ira contra el pecado.

1. La Biblia es un registro histórico de personas reales que necesitaban el evangelio o las buenas nuevas tanto como nosotros. Ellos, como nosotros, eran culpables de pecado ante un Dios santo y merecedores de la ira de Dios.
una. Ninguna de esas personas dejó de existir cuando dejaron sus cuerpos al morir. Todos ellos están en algún lugar en este momento, según su respuesta a Jesús y el evangelio que Él les proclamó.
b. Basándose en los escritos de sus profetas (los profetas del Antiguo Testamento), estas personas entendieron que el pecado era su mayor problema. Sabían que, tras el pecado de Adán, Dios prometió un Redentor (Mesías) la Simiente (Jesús) de la mujer (María) que repararía el daño causado. Gen 3:15 1. Los profetas revelaron que el Mesías prometido iba a establecer el reino de Dios en la tierra (Dan 2:4; Dan 7:27). Los escritos de los profetas dejaron en claro que los pecadores no tendrán lugar en el reino de Dios (Sal 15:1-2; Sal 24:3-4; Isa 57:15; Zac 12-13; etc.)
2. Los judíos del primer siglo entendieron además que la venida del Señor para establecer Su reino también significaría juicio sobre la injusticia y la eliminación de todo lo que corrompe.
A. A los profetas no se les mostró claramente que habría dos venidas separadas del Señor, primero como el Salvador sufriente y luego como el Rey Conquistador.
B. Los profetas llamaron a lo que conocemos en la segunda venida de Cristo el Día del Señor y lo describieron como un tiempo de ira. Is 13:9; Joel 2:11; Sof 1:14-15; Sal 104; 35; Sal 37:28
2. Esta información enmarcó la mentalidad del Jesús del primer siglo. Cuando Juan el Bautista inició su ministerio, tenía la atención de todos por su mensaje: Arrepentíos porque el reino de los cielos (o de Dios) se ha acercado. Ser bautizado para (para) la remisión (borrado) de los pecados. Mateo 3:2; Lucas 3:3
una. Los judíos del primer siglo esperaban que el Mesías trajera el reino a la tierra. Sabían que los pecadores no podían entrar en el reino. Así que vinieron a Juan y se prepararon para el reino venidero.
1. Arrepentirse se compone de dos palabras griegas que significan pensar diferente (reconsiderar, cambiar de opinión, lo que implica el sentimiento de arrepentimiento, tristeza). La palabra implica volverse del pecado hacia Dios. 2. Este no era el bautismo cristiano. Juan estaba ofreciendo limpieza ceremonial en preparación para el rey venidero y su reino. Bautismo proviene de una palabra que significa sumergir o sumergir.
A. La purificación ceremonial (o bautismo) era común entre los judíos. Bautizaron o purificaron ceremonialmente a sacerdotes y otras personas, junto con ropa, muebles y utensilios.
B. Arrepentirse, confesarse y ser limpiado era un patrón familiar. Los prosélitos (nuevos conversos) de Israel (judaísmo) tenían que renunciar a todos los ídolos (arrepentirse y confesarse), prometer sumisión a la Ley de Moisés y ser limpiados (bautizados).
b. Fíjese en el comentario de Juan a los fariseos y saduceos (los líderes religiosos hipócritas de Israel) que vinieron a comprobar su ministerio: ¿Quién os enseñó a huir de la ira que se avecina? Mateo 3:7
3. Entonces Jesús entró en escena con el mismo mensaje con detalles añadidos: El tiempo se ha cumplido. El reino está a la mano. Arrepentirse y creer en el evangelio (buenas noticias). Marcos 1:14-15
una. Estos hombres y mujeres del primer siglo entendieron que Dios tiene ira contra el pecado. Por tanto, la buena noticia para ellos era: Jesús ha venido a libraros de la ira que se avecina.
1. Jesús no les informó inmediatamente de ese hecho. Su ministerio de tres años fue un tiempo de transición mientras preparaba a hombres y mujeres para recibir el Nuevo Pacto (lecciones para otro momento).
2. Las multitudes que seguían a Jesús sabían que tenían que tener justicia para entrar en el reino. Durante este período Él les dijo: Los que tienen hambre y sed de justicia serán saciados (Mateo 5:6). Tu justicia debe exceder a la de los escribas y fariseos (Mateo 5:20). Busca primero el reino de Dios y su justicia (Mateo 6:33).
b. Una vez que Jesús pagó por el pecado y resucitó de entre los muertos, envió a sus apóstoles a predicar: Cree en Jesús y en su sacrificio y tus pecados serán remitidos. Calificarás para el reino Lucas 24:46-48
1. Considere la epístola de Pablo a los Romanos. Fue escrito casi treinta años después de que Jesús fue a la Cruz.
una. Cuando Pablo escribió, no había estado en la iglesia de Roma, pero esperaba visitarla pronto. Envió la epístola antes de su visita y expuso su presentación más sistemática del evangelio que predicaba.
b. Pablo abrió su carta con saludos y comentarios introductorios (Rom 1-14). Entonces fue directo a eso: Yo estoy listo para anunciaros el evangelio en Roma (Rom 1:15).
1. Rom 1:16—Porque no me avergüenzo del Evangelio (buenas noticias) de Cristo; porque es el poder de Dios obrando para la salvación (para la liberación de la muerte eterna) a todo aquel que cree. (Amperio)
2. Rom 1:17—Veo en él el plan de Dios para hacer a los hombres justos ante sus ojos, un proceso iniciado y continuado por su fe. Porque, como dice la Escritura: El justo por la fe vivirá. (Phillips)
3. Rom 1:18—Por otra parte (Berkeley), la ira y la indignación de Dios se revelan contra toda impiedad e injusticia de los hombres. (Amperio)
2. Pablo luego se lanzó a una explicación detallada del hecho de que todos los hombres (paganos, moralistas, judíos, todos) son culpables de pecado y necesitan salvación de la ira de Dios. Romanos 1:18-3:20
una. Para alguien que pueda argumentar: Pero, no soy como la gente “mala”, Pablo dejó en claro que haces lo que ellos hacen, y al negarse a reconocer que también eres culpable de pecado:
1. Por su obstinada negativa a arrepentirse (usted) está acumulando para sí mismo una experiencia de la ira de Dios en el día de su ira cuando muestre su mano en justo juicio. (Romanos 2:5, Phillips)
2. Derramará su ira e ira sobre aquellos que viven para sí mismos, que se niegan a obedecer la verdad y practican el mal. (Romanos 2:8, NTV)
b. Luego, Pablo explicó el plan de Dios para hacer que los hombres estén bien consigo mismo, Su plan de justificación: cómo Dios ha tratado el pecado del hombre de una manera que es justa para que podamos ser justificados o enmendados.
1. Rom 3:21—Pero ahora estamos viendo la justicia de Dios declarada… es una relación correcta dada y operando en todos los que tienen fe en Jesucristo. (Phillips)
2. Rom 3:24—Un hombre que tiene fe ahora es absuelto gratuitamente a los ojos de Dios por su trato generoso en el acto redentor de Cristo Jesús. (Phillips)
3. Rom 3:25—Porque Dios envió a Jesús para tomar el castigo por nuestros pecados y para satisfacer la ira de Dios contra nosotros. Estamos bien con Dios cuando creemos que Jesús derramó su sangre, sacrificando su vida por nosotros (NTV).
4. Rom 3:25—26—Dios ha hecho esto para demostrar su justicia tanto al borrar los pecados del pasado (el tiempo en que retuvo su mano), como al mostrar en el tiempo presente que es un Dios justo y que justifica a todo hombre que tiene fe en Jesús. (Phillips)
mi. Rom 5:8-9: Pablo escribió que Dios demostró su amor por nosotros al enviar a Jesús a morir por nosotros. Ahora que somos justificados (absueltos, declarados no culpables, declarados justos) seremos salvos de la ira a través de Él. “¿Qué razón tenemos para temer la ira de Dios? (v9, Phillips)
3. Pablo escribió acerca de la ira de Dios en una carta a la iglesia en Éfeso, escrita alrededor del año 64 dC Pablo estableció la iglesia y pasó tres años con ellos, enseñándoles diariamente. Hechos 19:1-10; Hechos 20:31
una. Tenían un contexto, una familiaridad con Pablo y su ministerio, por lo que no presentó el evangelio de la misma manera que en Romanos. Abrió con una declaración sobre el plan eterno de Dios de tener una familia de hijos e hijas santos y justos por medio de la fe en Cristo. Efesios 1:3-6
1. Les recordó que por la gracia de Dios, a través de la sangre de Cristo, tenemos redención (la liberación de la pena y el poder del pecado) y remisión (la limpieza de los pecados). Efesios 1:7
2. Entonces Pablo oró para que conocieran la esperanza inspirada por el llamado de Dios, las riquezas de la herencia de Dios en los santos, y la grandeza de Su poder en y hacia ellos. Efesios 1:16-23
b. Desde la segunda mitad del v. 20 hasta el final del v. 23 hay un paréntesis. El pensamiento expresado en el v20 continúa en Efesios 2:1-3 donde Pablo les recuerda lo que eran antes de creer en Jesús.
1. Estaban muertos, separados de Dios y de Su vida, a causa de su pecado. Siguieron el curso de este mundo inicuo y los dictados de su gobernante inicuo, el príncipe de la potestad del aire. Ellos cumplieron los deseos de su cuerpo y mente, y eran por naturaleza hijos de ira.
R. Nuestra misma naturaleza nos expuso a la Ira Divina, como al resto de la humanidad (20 Cent); y estábamos en nuestro estado original merecedores de ira como todos los demás (Weymouth).
B. Naturaleza significa producción natural o descendencia lineal. A través de su primer nacimiento, ellos (y nosotros) estuvimos sujetos a la ira de Dios, antes y después de la Cruz.
2. Sin embargo, el evangelio es sobrenatural. Mediante el mismo poder que resucitó a Cristo de entre los muertos, los pecadores pueden convertirse en hijos de Dios santos y justos (lecciones para otro día).
4. Más adelante en la epístola, Pablo discutió cómo salir de los cambios internos en nuestra naturaleza, incluidas las exhortaciones para poner fin a las prácticas pecaminosas y convertirnos en seguidores (imitadores) de Dios. Efesios 5:1-5
una. Él les advierte: No actúen más como personas pecaminosas e inconversas. No dejes que nadie te diga que está bien vivir pecaminosamente. Eres diferente ahora (lecciones para otro día).
b. Pero tenga en cuenta que les advirtió específicamente: Ef 5:6—No se dejen engañar con palabras vanas. Son estas mismas cosas las que hacen descender la ira de Dios sobre los desobedientes. (Phillips)
C. La palabra griega traducida desobediente significa incredulidad. La palabra significa “no dejarse persuadir o creer” (Concordancia de Strong). Es la misma palabra traducida no cree en Juan 3:36. Aquellos que rehúsan creer en Jesús enfrentarán la ira de Dios cuando mueran.

1. Treinta años, después de la crucifixión de Jesús, Judas escribió que Enoc, el séptimo en la generación de Adán (Génesis 5: 21-24) profetizó, que el Señor algún día, vendrá y juzgará a los impíos. (Judas 14-15)
3. Aproximadamente, veinte años después, Pablo declaró a los incrédulos en Atenas en Grecia: “Que Dios ordena, a todas las personas, en todas partes, que se arrepientan, porque Él ha establecido, un día en el que juzgará al mundo con justicia, por un hombre que él ha designado, el que ha resucitarlo de entre los muertos ”(Hechos 3: 36-XNUMX).
a. La ira de Dios, no dejó de existir, en la cruz, sigue permanente, para aquellos que no reconocen a Jesús como su salvador, ni aceptan su sacrificio por el pecado. (JUAN 6:16)
b. Aquellos que han recibido a Jesús como su Salvador y Señor, son libres de la ira venidera. Todos, los que hemos puesto nuestra confianza en Jesucristo, podemos enfrentar, los últimos días y el ajuste de cuentas con seguridad (audacia) por la justicia de Dios a través de Cristo. (I Juan. 4: 17)