LA VERDAD SOBRE LA GRACIA

Descargue en archivo PDF
(-) LA LEY, LA GRACIA Y LA IRA DE DIOS.
(-) El CASTIGO ETERNO
(-) DIOS CARGO TODA SU IRA SOBRE LA CRUZ
(-) LA VERDAD SOBRE LA GRACIA
(-) LA OBRA DE LA GRACIA.
(-) GLORIFICADO A DIOS A TRAVES DE LAS OBRAS.
(-) LA LEY DEL DIOS.
(-) DIOS NO ESTA LOCO CONTIGO
(-) LOS CREYENTES Y LA LEY.

1. XNUMX. El regreso de Jesús, es eminente, como nunca, la refutación de la persona y la Obra de Jesucristo crece inconteniblemente, nadie entiende, quién es, por qué vino y que mensaje que predicó, incluso, entre aquellos que profesan ser cristianos.
a. El Nuevo Testamento, es un registro de la venida de Jesús, su ministerio, crucifixión y resurrección.
Fue escrito (bajo la inspiración del Espíritu Santo) por testigos oculares de Jesús (personajes cercanos, que registraron información de testigos oculares). Sus autores, caminaron y hablaron con Jesús, lo vieron resucitado de entre los muertos y caminado y hablando con ellos.
b. Los agentes del tesoro federal, revisan las facturas para ver si son legítimas, las genuinas lo guardan y rechazan las facturas falsificadas. Ahora tomaremos tiempo, para estudiar y aprender a distinguir, entre lo santo y lo profano, veremos al Jesús de la Biblia, quién es, por qué vino a la tierra y que logró mediante su muerte, sepultura y resurrección, así, tendremos suficiente discernimiento para descubrir la falsificación.
2. Los escritores del Nuevo Testamento, tienen mucho que decirnos, sobre la naturaleza y los desafíos del evangelio de Jesús antes de su regreso, porque ellos, se enfrentaron a desafíos similares, al mismo diablo y las mismas mentiras.
a. Internet difunde todo tipo de falsas enseñanzas, tergiversadas y aparentemente nuevas, esta es una prueba, que confirma, de que antes de que Jesús regrese, el diablo, mentiroso y padre de la mentira, ofrecerá al mundo exaltara al falso cristo, el Anticristo, con el fin de evitar, que esperemos la segunda venida (lecciones para otro día). Mientras menos personas sepan acerca del verdadero Jesús (Jesús de la Biblia), más abiertos estarán para ser engañados y apartados de la verdad.
b. Entre, otras cosas más, los escritores del Nuevo Testamento, advirtieron sobre hombres impíos, con apariencia de piedad, que convertirán la gracia de Dios en libertinaje. (Judas 4; II Pedro. 2: 1-2)
1. En los últimos años, ha habido una gran corriente de enseñanza de la gracia en la Iglesia; si bien, algunas cosas son buenas, la mayor parte, es inexacta, falsa, profana, con conclusiones erróneas para quienes, no están familiarizados con la enseñanza bíblica sólida. A menudo, escuchamos declaraciones como esta:
A. Estamos bajo la gracia, no bajo la Ley, por lo tanto, si alguien te exige, que debes hacer, esto o este otro, (como leer la Biblia, orar, y cambiar de vida.), te están poniendo bajo la ley. B. Estamos bajo la gracia ahora. Dios nos ama, como somos y quiere que seamos felices. Él nunca nos exigiría hacer algo, que no queremos hacer; tenemos que hacer lo que, nos haga felices, porque no estamos bajo la Ley, sino, bajo, la gracia.
2. Es cierto, que estamos bajo la gracia y no bajo la Ley; es cierto, que Dios nos ama y quiere que seamos felices; sin embargo, estar bajo el régimen de la gracia, no dice que tenemos que vivir como nos da la gana, tenemos que demostrar, que realmente sabemos, lo que dice la Biblia acerca, de por qué, vino Jesús.
C. En esta lección, agregaremos gracia a nuestra discusión, a medida que continuamos, mirando a Jesús y a medida, que Dios, se revela en la Biblia. (Juan 1:17) La ley por Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad vinieron a través de Jesucristo.

1. En (Efesios. 1: 4-5) dice que, Dios creó a los seres humanos, para que se convirtieran en sus hijos a través de la fe en Cristo; Notemos, que tipo de hijos, Dios planeó que sus hijos sean santos y sin culpa.
a. Santo, significa separado (apartado) de todo mal, puro, "dedicado a Dios y devoto fiel”. Sin culpa, significa sin mancha, sin debilidades, sin pecado e imperfecciones.
b. El pecado del hombre frustró el plan de Dios, y como consecuencia del pecado, los hombres se convirtieron en pecadores por naturaleza (Romanos. 5:19; Efesios. 2: 3). Dios, que es santo (separado del mal) no puede tener pecadores, como hijos e hijas.
1. . El pecado, es una ofensa contra un Dios santo, justo que hace lo correcto. Dios no puede pasar por alto el pecado o dejarnos en paz, Él tiene castigo un justo por el pecado, la separación eterna de Dios. Cuando el promulga su castigo, no pierde su familia, porque sus hijos e hijas tienen sus mismas características.
2. Dios planeo, de antemano, una forma de lidiar con el pecado a través de la cruz de Jesús, sin perdernos, ni alejarnos, sino acercarnos a su presencia; Jesús fue a la Cruz, como nuestro sustituto y por nosotros, como nosotros, tomó el castigo que debería nosotros haberlo recibido. (Isaías. 53: 4-6)
3. 1. A través de su muerte, Jesús satisface, la justicia divina, en nuestro nombre, El abrió el camino para que los pecadores, se convirtieran en hijos de Dios. (Juan 12:2) “Mas a todos los que lo recibieron, a los que creen en su nombre (Salvador y Señor), les dio (potestad) derecho de convertirse en hijos de Dios. 9. ¿Cómo encaja la gracia en esto? El apóstol Pablo fue testigo ocular de la resurrección del Señor Jesús (Hechos 1: 6-1). Jesús mismo, y personalmente le enseñó a Pablo el mensaje del evangelio que predicó, la Gracia. (Gálatas 11: 12-XNUMX). a. La epístola de Pablo a los romanos, es su presentación, sistemática de su mensaje; en el libro de romanos, Pablo detalló, el hecho, que todos los hombres, son culpables de pecado y necesitan la salvación de la ira de Dios.
b.Pablo, explicó, el plan de Dios para corregir a los hombres por la fe, cómo Dios ha tratado el pecado del hombre de una manera justa y correcta, para que nosotros, podamos ser justificados o corregidos con Él.
1. (Romanos. 3: 23-24) “Por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios, son justificados por su gracia, como un don, a través de la redención que es en Cristo Jesús.
2. Ya hemos examinado, esta porción del mensaje de Pablo con cierto detalle en lecciones anteriores, pero hay un punto, que aún, no hemos explicado. Somos justificados (declarados justos, absueltos, hechos libres, como si nunca hubiéramos pecado) por gracia, como un regalo de Dios.
A. Los seres humanos, son culpables de pecado ante un Dios santo y no hay nada que podamos hacer al respecto por nuestra cuenta. Pero Dios actuó en gracia hacia nosotros. La palabra griega traducida gracia es también traducida como favor. El favor es una consideración amistosa (consideración) mostrada hacia otro, especialmente por un superior.
B. El pecado del hombre, le dio a Dios, la oportunidad de demostrar algo maravilloso y hermoso en su carácter. La gracia, es el favor inmerecido que Dios nos muestra al salvarnos del pecado y sus consecuencias a través de la Cruz de Cristo.
C. (Efesios 2: 5) “Porque, es por gracia, por su favor y misericordia que no merecías, que somos salvos (liberado del juicio y hecho partícipe de la salvación de Cristo).
3. La gracia de Dios, se ha expresado a nosotros, es como una tarjeta gratuita para "salir de la cárcel", pero, no para abrir un camino para que sigamos pecando; sino, para proporcionar lo que se necesitaba para liberarnos completamente del pecado (sus consecuencias y sus poder) y luego transformarnos en el tipo de hijos e hijas que Dios originalmente planeó tener: santos e irreprensibles.
1. Pablo le encargó a Tito que fortaleciera, a las iglesias ubicadas en la isla de Creta, en el mar Mediterráneo, al Sureste de Grecia.
a. Pablo escribió, la carta para ayudar a Tito en su esfuerzo evangelistero, dándole, parte de las instrucciones, de qué tipo de hombres debería nombrar, para servir como ancianos, así como el mensaje deberían enseñar estos hombres, que en resumen, es, por qué Jesús vino y qué, trata la salvación por gracia.
b. Vamos a examinar varios pasajes claves, con cierto detalle, durante las próximas lecciones; por ahora, tengamos, en cuenta estas cuatro recomendaciones. (Tito 2: 11-14)
1. (Tito 2: 11) Por la gracia de Dios, su favor y bendición inmerecida, apareció la liberación del pecado y la salvación eterna para toda la humanidad.
2. (Tito 2: 12) Nos enseña a decir "No" a la impiedad y a los deseos mundanos, y a vivir una vida auto controlada, correcta y piadosa como hijos de Dios.
3. (Tito 2: 13) Aguardando la bendita esperanza, y la gloriosa aparición de nuestro Dios y Salvador Jesucristo. (KJV)
4. (Tito 2: 14) Quien se entregó por nosotros para rescatarnos de la maldad para purificar para sí mismo, un pueblo santo, celoso de las buenas obras.
2. Ahora, miraremos el versículo 14, dice que Jesús vino a este mundo y se entregó a una muerte sacrificial y sustitutiva en la Cruz para redimirnos de todo pecado y santificarnos.
a. Sustituir, (canjear) es de una palabra griega, que significa rescatar, se usa, para demostrar como Jesús compró nuestra salvación del pecado derramando Su sangre (I Pedro. 1: 18 - 19). Jesús vino, para lidiar con nuestros pecados, a fin de que podamos ser liberados del castigo y del poder del pecado.
1. Jesús también, murió para purificar a los que creen en Él. Purificar, es una palabra, que significa, limpiar (literalmente, limpiar a un leproso, (Mateo 8: 2-3). Cuando se usa en sentido figurado, significa limpiar en sentido moral, el pecado o la contaminación mediante el sacrificio de sangre.
2. (Efesios. 5: 25-27) Jesús, se entregó a sí mismo, para santificar y limpiar la iglesia; santificar, significa purificar o hacer santo. Limpiar, es la misma palabra que Pablo usó en (Tito 2: 14) para decir, purificar y limpiar.
3. Jesús murió "para poder presentarnos santo y sin mancha delante de Dios el Padre. (Colosenses. 1:22)
b. Nosotros, somos culpables de pecado, ante un Dios santo, de nacimiento, somos pecadores por naturaleza, pero en Cristo todos sus hijos somos libres de su ira. (Romanos, 5:19; Efesios 2: 3)
1. Nuestro problema es, que lo que hacemos, viene de nacimiento; nosotros hacemos lo que hacemos por lo que somos, esta es nuestra condición, por eso, necesitamos un nuevo corazón o una nueva naturaleza. “Jesús dijo: Bienaventurados los limpios de corazón porque ellos verán a Dios.” (Mateo 5: 7)
A. Debido a que el precio del pecado, ha sido pagado, cuando una persona reconoce a Jesús como su Señor y Salvador, Dios tratar a esta persona, como si nunca hubiera pecado y hace morada de su Espíritu.
B. (Tito 3: 5-6) Su presencia,, permanente produce una transformación interna conocida como nuevo nacimiento o regeneración (de dos palabras griegas que significan nuevamente y generación o renacimiento).
2. (Juan 1: 12) Todos los que reciben a Jesús y creen en su nombre) se convierten en hijos de Dios. Hay varias palabras, para hijo en griego. Esta palabra (teknon) que exalta la característica del nacimiento. Quien cree que Jesús, es el Cristo, es nacido de Dios (I Juan 5: 1).
C. La limpieza, que la gracia de Dios, nos proporciona, es más que limpiar la pizarra o borrar el registro de nuestros pecados, o declararnos justos; su objetivo, es la transformación completa en cada parte de nuestro ser, limpiando y purificando cada parte de nuestro ser, para restaurarnos completamente con el propósito creado que seamos santos y justos hijos de Dios.
3. (I Corintios 6: 9-11) Tengamos en cuenta, varias cosas, de este pasaje en relación, que hablan de transformación. Pablo declaró, que los injustos, no heredaran, el reino de Dios.
a. En lugar, de enumerar el pecado, identifica, a las personas por su comportamiento: fornicarios, adúlteros, borrachos, afeminados.
1. Luego dice, algunos de ustedes fueron antes, pero ahora, somos seres lavados, santificados y justificados en el nombre de Jesús y por su Santo Espíritu, ya hemos sido cambiados, limpiados y justificados y tenemos una identidad diferente, somos hijos de Dios.
2. La palabra traducida, para lavar, significa literalmente bañarse; se usa simbólicamente y significa, limpiar y purificar del pecado. Santificado, significa purificar o limpiar, es la misma palabra usada en (Efesios 5:26).
a. A través, del poder limpiador de la sangre de Cristo y el poder transformador del Espíritu Santo, la manifestación de la gracia de Dios, aquellos que reconocen a Jesús como Salvador y Señor, son transformados internamente de pecadores injustos a hijos e hijas santos y justos de Dios.
4. Volviendo a (Tito 2: 14) Jesús, se entregó por nosotros, para redimirnos y purificarnos y asegurar para si mismo, un pueblo santo y celoso de las buenas obras.
a. Especial, significa, posesión propia: Especialmente suyos, son las personas que están, ansiosas y fervorosas por vivir una vida buena y llena de bendiciones.
b. Jesús, no murió solo para vivir bien, sino para vivir eternamente; hay una meta final de Dios, restaurarnos y restaurar el propósito por el cual, fuimos, creados, santos, justos hijos e hijas de Dios. Santos en palabras y acciones, como hijos que glorifican a Dios.
1. (I Corintios. 6: 19-20) Porque hemos sido comprados a precio, no pertenecemos a nosotros mismos; si no, glorifiquemos en nuestros cuerpos y nuestros espíritus porque son de Dios.
2. (II Corintios.5: 15) Jesús murió, para dar cambio, motivación y dirección de nuestras vidas. Ya no vivimos para nosotros, sino para Él, vivimos para traerle honor y gloria, vivimos para conocerlo más profundamente y mostrar, que Él vive en nosotros, a todos los que nos ven.
A. De esto trata el arrepentimiento, es por eso, que Jesús comenzó su predicación del evangelio con la palabra arrepentirse. (Mateo 4:17; Marcos 1: 14-15)
B. Arrepentirse se compone de dos palabras griegas que significan, pensar de manera diferente (reconsiderar, cambiar de opinión, lo que implica, el sentimiento de arrepentimiento, tristeza). La palabra arrepentimiento, implica apartarse del pecado y volver a Dios para vivir como Él quiere que vivamos.
3. (Romanos. 8: 29-30) Nuestro meta final, es llegar a tener la imagen de Cristo, moldearse a la imagen de su Hijo. Cuando nos convertimos a Jesús.
Llegamos a tener, el carácter, el poder, la santidad, el amor y estar completamente complacido con el Padre celestial en cada pensamiento, palabra y obra.
5. La purificación y la santificación, es un proceso que requiere tiempo, hasta que nuestros corazones (espíritus) se limpien y se transformen mediante la regeneración en el nuevo nacimiento, hasta convertimos en santos, justos hijos e hijas de Dios por nacimiento.
a. Sin embargo, nuestra alma (mente y emociones) y nuestro cuerpo, no se ven directamente beneficiados por esta limpieza interna y transformación, tenemos que ponernos bajo control por el poder del Espíritu Santo en nosotros. Hay una limpieza progresiva, a medida que el cambio interno, aparece y refleja en el ser exterior.
b. A medida, que avanza el proceso, debemos entender la diferencia entre posición y experiencia. La posición, es lo que somos, los que hemos nacido de Dios, la experiencia es como vivimos. Las dos tienen una gran coincidencia. .
1. Hemos terminado, las obras y el progreso, para ser hijos e hijas justos y santos de Dios, pero aún no estamos todavía, totalmente conformados a la imagen de Cristo en cada parte de nuestro ser. (III Juan 3: 2) hay que tener en cuenta, que aquellos que entienden este "panorama general", se purifican o se deshacen del pecado en sus vidas.
2. Lo que hacemos (experiencia) no cambia, lo que somos (posición), pero lo que somos, cambiará lo que hacemos. El que ha comenzado una buena obra lo completara hasta el día postrero. (Filipenses 1: 6)
A. Mientras el proceso de limpieza y santificación está en marcha, usted permanece en la gracia de Dios.
B. Debido, a que hemos sido justificados por la gracia de Dios, que hemos recibido a través de la fe (cuando creemos en Jesús), tenemos paz con Dios, y “a través de Él, también tenemos acceso (entrada) por fe a esta gracia, el favor de Dios, en el cual nos mantenemos firmes y seguros ”(Romanos.5: 2)
1. Pablo, a quien personalmente Jesucristo. Le revelo el mensaje que predicó, declaró que la verdadera gracia de Dios, nos enseña a refutar la impiedad. Pablo dejó en claro, que Jesús murió para liberarnos y purificarnos del pecado. (Tito 2: 11-14)
2. La gracia de Dios, se ha manifestado a nosotros a través de la Cruz. No, como una tarjeta gratuita para" salir de la cárcel." Dios no, nos abre el camino para seguir pecando y terminar en el infierno. Él Nos abre el camino para vivir en santidad para lograr el cielo.
a. Por su gracia, a través del sacrificio de Cristo, Dios nos ha proporcionado lo que se necesitábamos para liberarnos por completo del pecado y transformarnos en sus hijos e hijas, como Dios originalmente planeó que fueran,: santos, justos e irreprensibles a sus ojos.
b. ¡La gracia de Dios, nos da el poder, para vivir una vida que glorifique su nombre, esta es la verdad, sobre la gracia!