¿CÓMO OBRA EL REINO INVISIBLE?

(-) Viviendo por realidades invisibles
(-) Viviendo por realidades invisibles II
(-) Los fieles de Dios
(-) Cómo funcionan las realidades invisibles
(-) El ahora reino
(-) Dos tipos de conocimiento
(-) REALIDADES INVISIBLES.
(-) Misteres revelados

1. A través de la fe agradamos a Dios, vencemos la adversidad y nos apropiamos de las promesas de Dios. (Hebreos 6: 12; 11: 6; I Juan. 5: 4)
2. . Todos sabemos que la fe es muy importante, pero, la pregunta es: ¿qué es la fe?
a. (II Corintios. 5: 7) Nos da una idea de lo que es la fe.
b. Este versículo muestra el contraste entre la fe y la vista, porque la fe y la vista son opuestas.
3. Vivir por fe, quiere decir, tener una vida fundamentada en las realidades invisibles que nos revelada la Biblia.
a. La fe por la que vivimos, no es una emoción, necesita gran sinceridad y un profundo compromiso con el Señor. (Marcos 10:28; 4:40)
b. La fe es acción, es hablar y actuar demostrando que estás viviendo realidades invisibles.
4. Al capítulo once de hebreos, algunos le llaman el museo de los hombres de la fe porque exalta la fe de numerosos santos de dios del Antiguo Testamento.
a. (Hebreos 11: 1) El tema del capítulo, es la fe; el primer verso, nos dice que la fe tiene que ver con cosas invisibles.
b. A medida que leemos el capítulo, encontramos que estas personas basan sus acciones, sin ver ni sentir, viviendo las realidades invisibles reveladas por la palabra de Dios. (Hebreos. 7,8,11,17: 19,22, 27, XNUMX-XNUMX-XNUMX)
5. Hay un reino más allá de lo que vemos: el reino invisible. (II Corintios.4: 18)
a. El reino visible es la obra de Dios invisible, El creo todo el universo, toda la existencia con su palabra.
(I Timoteo. 1:17; Hebreos. 11: 3)
b. Lo invisible creó lo visible. Lo invisible perdurará más que lo visible y tiene poder que puede cambiar lo visto.
c. Lo invisible, no significa que no sea real, sino que es impalpable, inmaterial, espiritual.
6. A través del nuevo nacimiento, nos convertimos en parte del reino invisible. (Colosenses. 1:13; Lucas 17: 20,21)
a. (II Corintios. 5: 6) Si usted pudieras salir de su cuerpo ahora mismo, podría experimentar y ver que está conectado con el mundo invisible.
b. Si Dios quitara el velo y permitiera que nuestros ojos pudieran contemplar lo invisible, nos daríamos cuenta, cuan real, es el reino invisible. (Lucas 2: 8-15; II Reyes. 6. 13- 23)
7. Nosotros podríamos obtener una imagen o realidad (de cosas invisibles) que la palabra de Dios revela:
a. Lo que vemos, no hace una demostración del invisible reino al que ahora pertenecemos.
b. Lo que vemos, es temporal y está sujeto a cambio.
c. Toda nuestra provisión, ayuda y poder en esta vida proviene de este reino invisible. (Efesios 1: 3)
(Mateo. 6: 33)
8. Muchos cristianos de hoy, son sinceros pero débiles y confundidos por las dificultades de la vida.
a. Vivimos como hombres simples, sin cambios. (I Corintios. 3: 3)
b. La Biblia llama a los cristianos Nuevas Criaturas, Más que Vencedores, Victoriosos, que pueden hacer todas las cosas en Cristo, porque Dios suple todas sus necesidades; esto no es solo una idea, es una realidad.
c. Sin embargo, si vamos a beneficiarse en esta vida de estas cosas, debe caminar por fe, poniendo los ojos en las realidades invisibles.
9. En esta lección, si queremos caminar por fe, debemos continuar hablando sobre algunos principios claves que debemos saber sobre la realidad que revela la Biblia

1. Cuando nacimos de nuevo, la vida y la naturaleza de Dios vinieron a ser parte de nuestra vida. (I Juan. 5:11,12-1; II Pedro. 4: XNUMX)
a. Que literalmente somos verdaderos hijos e hijas de Dios. (I Juan. 3: 2)
b. Tenemos la misma vida que Jesús tuvo cuando estaba en la tierra.
1. Ahora todo lo que tiene Cristo nos pertenece.
2. Que Cristo nos elevó a una mejor posición, somos sus hijos santos y justos y que tenemos poder. (1 Corintios. 30: XNUMX)
2. Nuestra identidad ahora es espiritual que tiene la vida y la naturaleza de Dios. (Juan 3: 3-6)
a. Debes aprender a vernos desde ese punto de vista. (II Corintios. 5: 16)
b. Debes comenzar a hablar y actuar como quienes somos.

1. (Colosenses. 1: 12) Hemos sido calificados para entrar en el reino al nacer de nuevo nacimiento, tanto, que tenemos la ventaja que al dejar nuestro cuerpo vamos directamente a la presencia de Dios.
2. (Colosenses. 1: 13) Hemos sido rescatados (liberados) de la autoridad de Satanás (pecado, enfermedad y muerte).
3. (Efesios. 1: 3) Tenemos acceso, estamos conectados, somos poseedores de todos los recursos y la herencia del reino invisible. (Colosenses. 1:12)
a. Agradecemos al Padre que nos ha hecho apto para compartir la herencia con los santos en el reino de la luz.
b. Dando gracias al Padre, quien nos ha calificó y nos hecho aptos para participar en la herencia de los santos (el pueblo santo de Dios) en la luz.
4. Necesitas aprender a mirar y depender de este reino invisible, porque la ayuda y provisión viene del reino invisible.

1. Todos los nacidos de nuevo de Dios tiene el privilegio y el derecho de pedirle al Espíritu Santo que venga a morar es sus corazones. (Lucas 11:13)
2. Jesús dijo que aquellos que nacen del Espíritu (nuevo nacimiento) necesitan convertirse en morada del Espíritu Santo. (Juan 4:14; 7: 37-39; 14:17; 20:22; Hechos 1: 4)
a. A través del nuevo nacimiento, recibimos la vida de Dios que nos transforma y nos hace justos, santos e irreprensibles, un templo apropiado para que Dios el Espíritu Santo pueda morar.
b. A través de esta segunda experiencia del Espíritu Santo (bautismo, llenura, plenitud), Su Espíritu mora en nosotros. Dios, el Mayor, viene a vivir en nosotros. (I Juan 4: 4)
3. El Espíritu Santo está aquí para mostrarnos a nosotros todo lo que Cristo hizo en la Cruz y guiarnos en la vida de fe. (Filipenses 2:13; Hebreos 13:21)
a. Él Espíritu Santo está en nosotros para revelarte la realidad de Jesús y su obra redentora en la cruz, para mostrarnos y convencernos de las cosas invisibles. (Juan 3: 3; 16: 13,14; I Corintios. 2: 9 -12)
b. Él está en nosotros para guiarnos en la vida de Dios, espíritu, mente y cuerpo en plenitud.
(Efesios. 3: 16,19; Romanos. 8:11)
c. Él está en ti para hacer que la palabra de Dios y el reino invisible se haga realidad en nuestra vida
4. Cooperamos con el Espíritu Santo, quien ha venido para hacer su obra y reconociendo su presencia en nuestra vida. (Filemón 6)
a. Reconozcamos lo que Él ha hecho en nosotros a través del nuevo nacimiento.
b. Reconozcamos lo que Él está haciendo en nosotros ahora que hemos nacido de nuevo y habitado en su Reino.
c. En otras palabras, nos convertimos en Dios con integridad

1. (Romanos. 10: 9,10) Así es como Dios trabaja en nuestras vidas.
a. Él nos da Su palabra que nos habla de realidades invisibles.
b. Cuando creemos Su palabra y la confesamos, Él la cumple, lo hace efectiva en nuestras vidas (nos da la experiencia).
c. Ambos elementos son necesarios para vivir por fe: persuasión de corazón y confesión continua.
2. La boca es el factor de conexión entre lo visible y lo invisible.
a. Cuando el Dios invisible creó lo visto, habló palabras.
b. Cuando Jesús estuvo en la tierra, demostró Su poder invisible al hablar Su palabra.
c. Ahora, debemos hablar de realidades invisibles.
3. Para vivir por fe, debemos estar completamente persuadido de estas realidades invisibles y expresarlas, incluso cuando las evidencias sean contrarias. (Romanos. 4:21; Hebreos. 10:23)

1. A menudo decimos cosas como estas. Sé que el Señor me dará la victoria en esta situación, sé que venceré a Satanás en esta situación.
a. Pero esas declaraciones son incorrectas, están en tiempo futuro.
b. Jesús ya derrotó a Satanás, de una vez para siempre, a través de la Cruz. (Colosenses 2:15)
1. Cuando Jesús triunfó sobre Satanás en su victoria de resurrección, nosotros logramos la victoria con Él.
2. Jesús no derrotó a Satanás por gusto. ¡No tuvo que hacerlo por nosotros!
3. Nosotros ya lo hemos derrotado a Satanás a través del Sustituto, Jesús, por lo tanto somos (ahora, tiempo presente) más que vencedores. (Efesios, 1:22; Romanos. 8:37)
2. . A menudo decimos, el Señor me va a sanar, en tiempo futuro, el tiempo está mal.
a. Cuando Jesús fue crucificado en la cruz, el Padre clavo todas nuestras enfermedades en la cruz, ¿Tenemos este beneficio? (Isaías. 53: 3-5; 10)
b. Cuando Jesús resucitó de la muerte todos nosotros fuimos legalmente liberados de todas las enfermedades, legalmente sanados. (I Pedro. 2:24)
c. Cuando nacimos de nuevo, la curación entró en vigor, legalmente, ahora estás curados.
d. Dios no ha prometido sanarnos. Él nos ha prometido hacer que Su palabra obre poderosamente en nuestro cuerpo, hacer que lo invisible se vuelva visible.
3. Hay un montón de cosas, que no vemos pero son ciertas que ya son ciertas, porque estamos en unión con Cristo
a. Las epístolas enumeran unas 130 cosas específicas que somos y tenemos, en tiempo presente.
b. Si queremos estar de acuerdo con Dios, debemos siempre hablar en tiempo presente.
c. Ahora estoy en Cristo, ahora tengo salud... etc.

1. Si vamos a experimentar todo lo que Dios nos ha provisto, lo invisible debe estar realmente conectado con nosotros.
.a. Se necesita tiempo y esfuerzo para lograr esta meta, lo único que necesitamos, es repasar estas verdades en la palabra de Dios (meditar en ellas) hasta que se haga realidad en nuestras vidas.
b. ¿Cómo tenemos esta crisis? Naturalmente, dejando la vieja manera que pesamos, sentimos o decimos; se necesita un poquito de esfuerzo para pasar las barreras de la incredulidad. (Juan 11:39; Marcos 4:38)
2. Nuestra posición en la palabra de Dios, comienza, cuando confesamos lo que realmente somos y lo que realmente tenemos. (Hebreos. 10:23)
3. Recuerde, que la base para lograr esta posición, es la fidelidad de Dios. Dios, no puede mentir, eles Fiel y no nos puede fallar. El cumple su palabra al pie de la letra
a. Somos lo que Dios dice que somos
b. Tenemos lo que Dios dice que tenemos.
c. Podemos hacer lo que Dios dice que podemos hacer.
4. Comencemos a hablar y actuar conforme a las realidades invisibles de la palabra de Dios, y tarde o temprano, veremos que el poder del reino invisible se hace efectivo en nuestra vida transformándonos y supliéndonos de todo.