(-) GLORIFICADO A DIOS A TRAVES DE LAS OBRAS.

Descargue en archivo PDF
(-) LA LEY, LA GRACIA Y LA IRA DE DIOS.
(-) El CASTIGO ETERNO
(-) DIOS CARGO TODA SU IRA SOBRE LA CRUZ
(-) LA VERDAD SOBRE LA GRACIA
(-) LA OBRA DE LA GRACIA.
(-) GLORIFICADO A DIOS A TRAVES DE LAS OBRAS.
(-) LA LEY DEL DIOS.
(-) DIOS NO ESTA LOCO CONTIGO
(-) LOS CREYENTES Y LA LEY.

1. Estas condiciones, se están estableciendo a medida que el mundo se aparta cada vez más la ética judeocristiana, y se refuta a la Biblia, aduciendo que es un libro anticuado, intolerante que paso de moda.
a. El evangelio de Jesucristo, está siendo profanado, así como, la Persona y obra de Cristo. El concepto de Quién es Él y por qué vino a la tierra, está siendo tergiversado, como nunca antes, incluso por aquellos que profesan ser cristianos.
b. El problema radica, en que no estamos tomando el tiempo para ver en la biblia, quién es Jesús, por qué vino a este mundo y que mensaje que predicó, para que estemos protegidos del engaño.
1. Durante las últimas clases, estábamos viendo, como en los en estos últimos años, en la iglesia, se ha desatado una gran explosión de la doctrina de la gracia; si bien, algo de esta enseñanza es buena, la mayor parte, es errada e inexacta, ha llevado a conclusiones erróneas que han confundido a la cristiandad, y aun a los que están, familiarizados con la sana doctrina bíblica. Algunas de estas corrientes, la gracia, se ha convertido, en una excusa para vivir en pecado y libertinaje.
2. No podemos, abordar todas las declaraciones erróneas sobre la gracia, de una sola vez, pero, podemos descubrir, el verdadero mensaje de la gracia, conforme a la Biblia, para reconocer y refutar, esta enseñanza falsa.
2. Hay mucha confusión, relacionada con este término, “obra y gracia”, mucha gente, alude, que como estamos en tiempo de la gracia, no es importante hacer obras hay obras; otros aducen, que como creyentes, no debemos hacer esto y este otro, nada de prohibiciones, porque ya no estamos bajo la ley
a. En la pasada elección, examinamos, lo qué significan las palabras, gracia y obras, según el concepto del Nuevo Testamento.
1. Obras, significa, cualquier acción que hacemos a diario; la gracia, significa, favor o buena voluntad; el termino, gracia, se usa para recibir el favor inmerecido, que Dios nos muestra para salvarnos del pecado, a través de la Cruz
2. Cuando las obras y la gracia, se unen, vemos el contraste, somos salvos del pecado por la gracia de Dios, mas no, por nuestras propias obras o esfuerzos. (Efesios 2: 8-9; Tito 3: 5)
a. Todos somos culpables de pecado ante un Dios santo y merecemos el castigo, la separación eterna de la presencia del Señor. No hay esfuerzo, no hay acción, no hay trabajo que podamos hacer, que nos pueda salvar. Dios Todopoderoso, motivado por el amor, eligió, tratar con nosotros en gracia, haciendo por nosotros, lo que no podíamos, hacer nosotros mismos, salvarnos del pecado a través. del sacrificio de Cristo en la Cruz
3. Pero eso, no es todo, lo que dice el Nuevo Testamento (Tito 2: 14) Pablo dice que Jesús se entregó a sí mismo, para redimirnos de toda iniquidad y purificar para Sí mismo, un pueblo especial, santo y celoso de toda buena obras. Las obra demostración de gratitud (gracia). Cuando somos verdaderos creyentes, los cambios internos, se reflejan en expresiones externas., son parte de la vida cristiana, no como un medio para ganar dinero o bendición y la ayuda de Dios.

1. Cuando el primer hombre (Adán) pecó, toda la raza humana descendiente de él, se vio afectada, los hombres se convirtieron en pecadores por naturaleza (Romanos. 5:19; Efesios.. 2: 3). Un Dios santo, no puede tener hijos pecadores, Jesús vino a pagar el precio del pecado, para que nosotros. podamos ser restaurados conforme al propósito eterno de Dios.
a. Cuando una persona, reconoce a Jesús como Salvador y Señor, el poder de Su sangre puede limpiar y borrar todos nuestros pecados, redimiéndonos liberándonos de la condenación eterna.
1. La sangre de Cristo, que nos limpia de toda culpa, borra todo el registro de nuestros pecados; es como si borráramos un archivo en la computadora o una clase en el pizarrón, parece imposible, pero realmente, lo hace. (Colosenses. 2:14)
2. Una vez que somos justificados y declarados absueltos del pecado, el Espíritu Santo viene a morar en nuestras vidas, transformando a los pecadores en hijos de Dios, mediante la regeneración o el nuevo nacimiento, así, somos, literalmente nacidos de arriba. (Tito 3: 5; Juan 3: 3-5)

a. Cuando creemos en Jesús y le recibimos en el corazón, tenemos la vida eterna con Cristo. Todos los seres humanos "vivimos para siempre" porque, ninguno de nosotros, deja de existir al morir; todo ser humano vive para siempre, la única pregunta es dónde, en el cielo o en el infierno.
1. La vida eterna, es la vida de Dios en el cielo, la entrada a esta vida regenera (da vida) a nuestro espíritu humano muerto (Efesios 2: 1) y transforma, nuestra naturaleza de pecador a hijo de Dios.
2. En (I Juan. 5: 1; Juan 1: 12-13) dice, que literalmente, nacemos de Dios y nos convertimos en participantes de su vida, con las mismas características de un hijo de Dios y su naturaleza divina. (II Pedro 1: 4). (Naturaleza es la misma palabra en Efesios. 2: 3) que significa, la constitución de una persona.
3. En (Efesios capítulo 4) Pablo, instó a los cristianos, a asegurarse que los cambios internos se muestren externamente; al hacerlo, demostramos nuestra nueva naturaleza. (Efesios 4: 24) revístanse de la nueva naturaleza (ser regenerado) creado a la imagen de Dios (divino) con verdadera justicia y santidad; somos creados para aparecerse a Dios, en justicia y santidad que es resultado de la Verdad.
2. A través del nuevo nacimiento, estamos unidos a la vida en Dios, la vida en Jesús, tenemos unión con Cristo.
a. En (Juan 3:16) las palabras "cree en él" tienen ser como El, cuando creemos en Jesús, el Espíritu Santo une nuestro espíritu con la vida en Jesús, la vida eterna. (I Juan. 5:11 -12)
b. El Nuevo Testamento, usa tres palabras, para ayudarnos a comprender nuestra relación con Jesús. La vid y las ramas (Juan 15: 5); la cabeza y el cuerpo (Efesios. 1: 22-23); el esposo y la esposa (Efesios 5: 25-32). Todos ejemplos, son típicos y representan la unión y la vida compartida.
1. Esta unión con Cristo, a través de la entrada de la vida eterna, por el poder del Espíritu Santo, es ahora la base de nuestra identidad: somos hijos e hijas de Dios, nacidos de Dios.
2. (I Corintios. 1: 30) “Pero nosotros, por la unión con Cristo Jesús, somos, la descendencia de Dios, en Cristo, por la voluntad de Dios, se convirtió no solo en nuestra Sabiduría, sino también en nuestra Justicia, nuestra Santidad, nuestra Liberación”.
C. Veamos, la frase "en Cristo" que se usa repetidamente en el Nuevo Testamento, especialmente en las epístolas de Pablo, en muchas traducciones, se traduce correctamente "en unión con".
1. La vida eterna, es la vida de Dios en el cielo, la entrada a esta vida regenera (da vida) a nuestro espíritu humano muerto (Efesios 9: 1) y transforma, nuestra naturaleza de pecador a hijo de Dios.
2. (Hechos 26: 16-1) Cuando Jesús se le apareció a Saulo, quien luego, se convirtió en Pablo, un ardiente perseguidor de los cristianos; las primeras palabras de Jesús a Pablo, fueron: ¿Por qué me persigues? (Versículo 11). Jesús, es consciente de nuestra unión con Él, incluso, si nosotros no lo sabemos.
Jesús, se le apareció a Pablo, varias veces, después, personalmente le revelo a apóstol, el mensaje que debería predicar. (Hechos 1:25; Gálatas 28: XNUMX-XNUMX). A. (Colosenses. XNUMX: XNUMX-XNUMX) Jesús encargó específicamente a Pablo, que predicara el plan de Dios para su familia: Cristo en nosotros, a través de la vida compartida. Así es, como Dios Infinito, ha elegido interactuar con seres humanos finitos.
B. El plan de Dios, fue y es, morar en nosotros en Espíritu; cuando somos lavados con la sangre de Jesús, nos convertimos en su morada, estamos tan limpios y transformados interiormente, puede llamarnos Sus hijos.
C. El plan de Dios, fue, es y será, morar en nosotros por medio de su Espíritu. Cristo en nosotros, nuestra esperanza de gloria. Esta es la base, que tenemos para esperar una restauración total y completa, para llegar a ser, lo que de Dios siempre, quiso que fuéramos, su pueblo, su morada.
3. Jesús, es el patrón para la familia de Dios. (Romanos. 8: 29) “Porque a los que antes conoció, también los predestino para que fuesen hechos conforme a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos”
a. Jesús no llegó a existir en el vientre de María, Él siempre ha existido porque es Dios, en su encarnación, adquirió la naturaleza humana completa. Jesús, es Dios convertido en hombre, sin dejar de ser Dios. Él es el Dios-hombre. (Juan 1: 1; JUAN 1:14)
1. Mientras estuvo en la tierra, Jesús no vivió como Dios, dejó de lado sus derechos y privilegios como Dios y vivió como un hombre, con dependencia de Dios, su Padre. (Juan 5:26; Juan 14:10; Hechos 10:38)
2. Al hacerlo, se convirtió en nuestro ejemplo, de cómo son y cómo viven, los hijos de Dios. (I Juan. 2: 6).
A. Ser conformados a la imagen de Cristo, no significa, que nos convertimos en Jesús; significa que nos volvemos como Jesús, en su humanidad, amor, carácter, poder y santidad. B. Nos convertimos en los hijos e hijas, que Dios siempre quiso que fuéramos, glorificando por completo, obedeciéndole por completo en cada pensamiento, palabra, acción y en todas nuestras obras.
C. Fuimos creados para manifestar al Padre, a través de nuestras obras (acciones) tal, como lo hizo Jesús (Juan 9: 4; Juan 10:25; 32; 37). Las obras son parte de la vida cristiana, so para salvarse, porque ya somos salvos, no como un medio para ganar o merecer la ayuda y bendición de Dios, sino como una expresión externa del cambio interno, que hemos recibido inmerecidamente por medio de su Gracia. Las obras, nos muestran, quienes somos y a donde estamos yendo.
1. (Efesios. 2:10) Dios ordenó, planeó antes de crear la tierra, que nosotros sus hijos viviríamos de una manera exclusiva. Es a través de la gracia, (don) por medio de la fe, que recibimos la salvación de Dios, nos hemos convertido en Su obra, creada a través de nuestra unión con Cristo para (literalmente) para buenas obras.
2. (Efesios. 2: 10) A través de nuestra unión con Cristo Jesús, la vida de bondad que Él nos ha predestinado para nosotros, Él ha preparado de antemano para que vivamos en ellas
3. Nuestras obras están destinadas a glorificar a Dios. (Mateo 5: 16) Dejemos que la luz de Cristo, brille delante de los hombres, para que puedan ver nuestra moral, actos nobles y buenos, y ellos también puedan, reconocer, honrar, alabar y glorificar a nuestro Padre que está en los cielos.

1. XNUMX. El nuevo nacimiento, es el comienzo de un proceso que transformará cada parte de nuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, Dios limpiará por completo de la corrupción en nuestra vida.
a. En este momento, se nos interesa, poner nuestro cuerpo y alma, bajo el control de la nueva naturaleza, presentando nuestros cuerpos a Dios y renovando nuestra mente en sacrificio vivo. (Romanos. 12: 1-2).
1. Jesús, se entregó a la muerte en la Cruz, para eliminar por completo todos nuestros defectos de cada parte de nuestro ser.
2. (Tito 2: 11-12) La gracia de Dios, que produce salvación, nos enseña, a decir "No" a la impiedad y a los deseos mundanos, y vivir, una vida auto controlada, recta y piadosa en este mundo.
A. Debemos elegir someter nuestra voluntad y rendirnos al Señor y Maestro, y decidir voluntariamente una vida piadosa, por la presencia de Dios en su Espíritu y su vida, recibiendo humildemente las instrucciones de Su Palabra sobre cómo debemos vivir.
B. (II Corintios. 3: 18) “Por lo tanto, todos nosotros, mirando en cara descubierta, como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria a la misma imagen, como por el Espíritu del Señor
C. Necesitamos la ayuda de Dios en nosotros, el Espíritu de vida y la dirección de la Palabra de Dios, para saber cómo debemos vivir ahora que somos hijos de Dios.
1. (II Tesalonicenses. 2:13) Desde el principio, Dios nos eligió para ser salvos mediante la santificación del Espíritu y la creencia en la verdad. Jesús se entregó a sí mismo, para santificar a la iglesia (Efesios. 5:26). Santificar significa, limpiar y purificar.
2. (I Tesalonicenses. 4: 3) Porque este es el propósito (voluntad) de Dios, que seas puros; separados y apartados para vivir una vida santa.
A. Pablo, ya había exhortado, a estas personas a caminar de una manera digna del Señor (I Tesalonicenses. 2:12). Digno, significa apropiadamente.
B. En el contexto, hay una lista de cosas específicas (comportamientos) que eran y no debemos de hacer (obras), Pablo, dejó en claro que la voluntad de Dios para ellos y para nosotros, era, es y será la santificación.
3. (I Tesalonicenses. 5: 23) Esto es un saludo y una oración, para que sean limpiados o santificados, en cada parte de su ser, (santificación progresiva). Esto tiene que ver con obras y acciones que cada uno debemos practicar, a medida que aprendemos a vivir y actuar de manera similar a Cristo, en pensamiento, palabra y hechos.
2. A través del nuevo nacimiento somos santos en la naturaleza, pero aún no completamente santos, la santificación requiere tiempo, sin embargo, debería ser nuestro objetivo. Ir a la perfección, como hijos e hijas de Dios, hasta que seamos transformados totalmente a la imagen de Cristo, en cada parte de nuestro ser. (I Juan. 3: 2)
a. Por medio del don de Dios (la gracia) de salvación por medio de la fe en Cristo, somos santificados. (Hebreos. 10: 10) Porque de acuerdo con la voluntad [de Dios] hemos sido santificados (consagrados y dedicados) a través, del sacrificio de Jesucristo
1. (Hebreos 10: 14) Porque con una sola ofrenda, hizo perfectos para siempre a los santificados, aquí, encontramos dos cosas importantes, hay una parte terminada y una parte en proceso.
2. Perfeccionar, significa completar, lograr. Perfeccionar tiene la idea de alcanzar el objetivo anhelado y planificado hasta el fin. Ahora somos santos y justos hijos de Dios; el proceso debe estar conforme con Él, y se completará a medida que nos mantengamos fieles.
b. En esta vida, todavía pecamos, porque no estamos totalmente transformados a la imagen de Cristo, a un creyente verdadero el pecado no rompe nuestra relación con Él, sino nos une a Él, hasta recibir transformación.
1. Si el deseo de nuestro corazón, es agradar a Dios, entonces, podemos estar seguros, de que Él, ha comenzado una buena obra la completara. (Filipenses 1: 6)
2. Lo que hacemos, no cambia, lo que creemos, pero lo que somos como santos y justos hijos de Dios, finalmente cambiará lo que hacemos.
3. Si el pecado, te molesta (aunque puede ser bastante desagradable a veces), es una indicación de que tu corazón, es diferente y temeroso, que has nacido de nuevo.
3. Consideremos, una declaración más para terminar. Jesús se hizo carne (se hizo completamente hombre) para poder identificarse con nosotros y morir en nuestro lugar por nuestros pecados. En ese contexto, Pablo hizo una declaración sorprendente.
a. (Hebreos. 2: 11) Por lo tanto, el que santifica a los santificados, no se avergüenza de llamarlos hermanos, porque somos uno y tenemos un solo Padre, somos todos de un solo pensamiento, de una sola acción; son todos de una familia y tenemos todos un mismo origen.
b. Por esta razón, no se avergüenza de llamarnos hermanos, cuidarnos como sus hermanos y estar al tanto de todas nuestras necesidades.